Primer paso concreto de Trump contra régimen cubano por sus crímenes y su apoyo a Maduro.

El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, explicó este lunes que EE.UU. autoriza interponer demandas contra aquellas compañías que están “bajo el control” de la Inteligencia cubana, de las Fuerzas Armadas o efectivos de seguridad, así como el personal que establece “transacciones financieras directas” que podrían dañar al pueblo cubano. EEUU está presentando la medida como represalia por el apoyo que La Habana le sigue brindado a su aliado el dictador Nicolás Maduro.

En esa lista están incluidas instituciones como el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior; así como gran cantidad de hoteles, como la cadena cubana de establecimientos turísticos Gaviota y establecimientos de ese grupo, como el Meliá Marina Varadero, en su mayoría pertenecientes al conglomerado empresarial de los militares, GAESA.

Desde su creación en 1996, el título III de la ley Helms-Burton ha sido suspendido por todos los gobiernos de EEUU cada seis meses; pero, en enero, cuando tocaba renovar esa cancelación, el Gobierno de Donald Trump disparó todas las alarmas al suspender la provisión solo durante 45 días.

La actual suspensión es de 30 días y expirará el día 17 de abril, detalló el Departamento de Estado en su nota.

Cuando la norma se aprobó hace 22 años, el bloque europeo y otros países con intereses empresariales en la Isla se opusieron ferozmente porque temían que sus compañías fueran demandadas en EEUU; y, por ello, la Unión Europea (UE) denunció a Washington ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La batalla concluyó con el compromiso de EEUU de mantener el título III suspendido a cambio de la retirada de la querella.

Los exiliados cubanos, muchos de los cuales ahora son ciudadanos de EEUU, han reclamado durante mucho tiempo la activación del título III con la esperanza de poder recuperar las fortunas que les fueron expropiadas tras la revolución cubana, hace 60 años.

El Gobierno de Donald Trump, contrario al “deshielo” con Cuba que inició su antecesor, Barack Obama, también ha amenazado en las últimas semanas con incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado, de la que la Isla salió en 2015.

En sus dos años en la Casa Blanca, Trump ha restringido los viajes a Cuba, ha reducido su personal diplomático y ha endurecido el embargo con más sanciones a los hoteles de la Isla.

Entre los principales inversionistas en Cuba se encuentran el gigante británico de la industria del tabaco, Imperial Brands, que opera una empresa conjunta con el Gobierno cubano para producir habanos de calidad; las compañías hoteleras españolas, Iberostar y Meliá, que tienen decenas de hoteles a lo largo y ancho de la Isla, y el fabricante de bebidas francés Pernod-Ricard, que hace el ron Havana Club con una destilería estatal cubana.

Al permitir algunas demandas, la medida podría dificultar las inversiones en Cuba, pues las empresas tendrán que hacer averiguaciones sobre su vulnerabilidad a los litigios. Sin embargo, es poco probable que la aplicación afecte mucho a la economía cubana.

Tras casi 60 años de embargo comercial, la economía cubana está creciendo a un modesto ritmo de alrededor del 1% anual y las inversiones extranjeras ascienden aproximadamente a 2.000 millones de dólares, mucho menos de lo necesario para impulsar la prosperidad.

Sin embargo, el turismo, la venta de servicios profesionales, las remesas y el petróleo subsidiado de Venezuela han permitido al régimen cubano mantener servicios básicos y cierto grado de estabilidad que a todas luces no parece afectado por las recientes medidas de Washington contra La Habana y sus aliados latinoamericanos como Venezuela y Nicaragua.

Al respecto, los senadores estadounidense Marco Rubio, Rick Scott, y el congresista Mario Díaz-Balart emitieron un comunicado elogiando la decisión del presidente Trump de permitir demandas judiciales contra más de 200 compañías operadas por el régimen comunista de Cuba.

Este anuncio, aseguran, es el primer paso dado por la administración de Trump para responsabilizar al régimen cubano por sus crímenes, reportó EFE.

“El presidente Trump está enviando un fuerte mensaje de que los Estados Unidos no se quedará sin hacer nada mientras el régimen cubano continúa apoyando a la familia criminal de Maduro a expensas del pueblo venezolano”, declaró Rubio.

(Con información de Diario de Cuba)

Anuncios

Escrito por

Ingeniero Nuclear y Neurobiologo. Ex Investigador del Centro Internacional de Restauración Neurológica, Cuba y del IIGB, CNR Nápoles Italia. Hoy Manager del ForteVillage

Un comentario sobre “Primer paso concreto de Trump contra régimen cubano por sus crímenes y su apoyo a Maduro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s