¡El régimen de Maduro es criminal e inhumano!

Maduro decide comprar armas y uniformes militares sin importarle que al menos cuatro niños han muerto durante la última semana en Venezuela mientras aguardaban un trasplante de médula ósea que les permitiera seguir con vida. Esto es un acto criminal e inhumano y una muestra más de la desidia del régimen de Maduro y de la acuciante crisis que atraviesa el país petrolero, pese a su riqueza en recursos.

El dictador aprobó más de 50 millones de euros que serán destinados a la compra de materia prima para fabricar uniformes militares y armas. Detalló que del presupuesto, 50 millones se utilizarán para la activación de una planta textil automatizada, en la que pretenden crear 780 mil uniformes militares. Mientras que 6 millones 833 mil euros, serán invertidos en la elaboración de subametralladoras calibre 9.19 mm para la Milicia y la Policía Nacional Bolivariana. 

“Yo veo la subametralladora en la mano de la Milicia en el barrio, en la calle (…) deben saber que en Venezuela estamos viviendo un proceso de liberación y nos estamos liberando del yugo del Imperialismo”, especificó durante la Feria de Innovación, Ciencia y Tecnología de la FAN. 

Mientras el criminal Maduro hace alarde de dichas inversión para equipos bélicos, los venezolanos sufren a diario la escasez de alimentos, de medicinas y fallas en los servicios básicos que el farsante régimen chavista atribuye a las sanciones internacionales. El Presidente (e) de Venezuela Juan Guaidó declaró este sábado via Twitter: “Mientras el régimen insiste en bloquear la ayuda y comprar armas, este mes han fallecido tres niños en el Hospital J. M. de los Ríos: Giovany Figuera (6 años), Robert Redondo (7 años) y Yeidelberth Requena (8 años). Haremos todos los esfuerzos para ponerle fin a esta tragedia». El domingo, Erik Altuve (11 años) falleció también esperando una respuesta inmediata y en el mismo hospital.

Días antes de que falleciera Robert, su madre, Geraldine Alarcón, acusaba al régimen chavista de ser el responsable de la crisis sanitaria. «De ellos es la culpa, porque descuidaron el sistema de salud», señaló la mujer a medios locales.

La crisis humanitaria en Venezuela data de hace más de 10 años. El dictador Maduro se negó en varias ocasiones a aceptar la ayuda internacional que el Presidente (E) Guaidó intentó hacer llegar en febrero desde Colombia y Brasil para salvar más de 300.000 vidas en riesgo en Venezuela. El gesto fue impedido por el régimen criminal chavista con violencia y fue tachada de limosna. Sin embargo, meses después, Maduro se reunía con representantes de la Cruz Roja para aceptar la ayuda de insumos y medicamentos.

El periódico español ABC reportó las declaraciones del doctor Huníades Urbina Medina, exdirector del Hospital J. M. de los Ríos: “Esto es la crónica de una muerte anunciada. El hospital está prácticamente colapsado. No hay Rayos X, no hay antibióticos, no hay tratamientos de quimioterapia completos. Y estos niños, al no recibir los tratamientos adecuados, se deteriora su calidad de vida y terminan necesitando un trasplante y que no se les puede hacer porque el Estado venezolano le debe un dinero al Estado italiano y por eso se suspendió el programa de trasplantes”.

ABC reseñó también que Italia fue uno de los países que firmó acuerdos con la petrolera estatal Pdvsa para recibir y atender quirúrgicamente a los niños que necesitan ser trasplantados. Sin embargo, los convenios se suspendieron a finales de 2018 por la deuda que mantiene el régimen venezolano con el gobierno italiano. El argumento del farsante Maduro para no poder enviar a los niños es que es una consecuencia del bloqueo financiero y las sanciones impuestas por Estados Unidos. La verdad es otra, es el resultado de años de corrupción y pésima gestión de la economía.

Hace una semana, el exembajador de Venezuela en Roma Isaías Rodríguez reveló en su carta de renuncia la crítica situación económica de la administración de Maduro con el Estado italiano. El emisario venezolano explicó que la deuda es de casi «nueve millones de euros» y que su dimisión no solo dejaba su cargo vacío, sino sin dinero.

(Con información de ABC)

Anuncios

Escrito por

Ingeniero Nuclear y Neurobiologo. Ex Investigador del Centro Internacional de Restauración Neurológica, Cuba y del IIGB, CNR Nápoles Italia. Hoy Manager del ForteVillage

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s